Hemos podido compartir nuestra experiencia en el diseño de oficinas en el evento Rethink 2017 que ha tenido lugar en Madrid el 23 de mayo de 2017.

En este evento, se han dado cita los grandes del diseño de oficinas, empresas como 3GOffice, AECOM, CBRE, Estudio LAMELA…han sido ponentes junto a plug&go.

transformación de los espacios de trabajo

Covadonga G. Quintana, socia de plug&go

Nosotros hemos abordado la ponencia incorporando herramientas del coach ontológico al espacio de trabajo y hemos podido compartir casos reales de compañías que han realizado este proceso de cambio de observador para transformar la nueva forma en la que trabajan. Porque la era de medir productividad ha pasado y porque estamos en la era del talento, de las personas, como piedra angular del cambio. Aquí tenéis nuestra experiencia.

Hablamos mucho de tendencias en los espacios de oficinas, términos como hotelling, hot desking, knowmads inundan nuestro vocabulario reforzando la idea de que “la oficina eres tú”, está donde tú estás y ya no es un espacio asignado y fijo donde trabajar.

Los dispositivos móviles han sido -en gran parte- responsables de esta pérdida del sentimiento de propiedad de un espacio fijo asignado.

Sin embargo, en plug&go no nos gusta hablar de tendencias porque a lo largo de nuestra experiencia hemos podido comprobar cómo muchas organizaciones las incorporan a su nueva sede, sin realizar la primera fase del proceso: cambiar el observador.

El cambio de observador es una de las herramientas de coaching ontológico más potentes y que nosotros hemos incorporado a la hora de diseñar espacios de trabajo.

El observador que cada uno de nosotros somos cuando abordamos un nuevo objetivo de cambio puede suponer una resistencia o un nuevo aprendizaje transformacional.

“No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos”

Por eso, para nosotros, todo proceso de transformación del espacio de trabajo debe tener en cuenta 3 pilares base: personas, procesos y espacio. Si estos 3 pilares no están alineados es complejo realizar un cambio en las formas de trabajo por muy tendencia que sean.

Todo proceso de transformación del espacio de trabajo debe tener en cuenta 3 pilares base:

Las personas

porque como eje principal tienen su propio observador, sus propias creencias y juicios limitantes en relación al cambio de formas de trabajo, cuantas veces hemos escuchado esas creencias de estatus asociado a tener despacho, o el juicio de “contar conmigo” asociado a tener un puesto asignado en la oficina. Las personas son uno de los principales obstáculos de cambio y de incorporación de nuevas distinciones.

Los procesos,

la digitalización de las empresas es uno de los retos de los próximos años. Sólo el 12% de las empresas de España están digitalizadas. Este proceso permite optimizar flujos, toma de decisiones y manejo de información hacia un objetivo, para anticiparse y entender dónde están las oportunidades de negocio. La digitalización genera nuevos flujos de comunicación entre equipos que indudablemente, crean nuevos modelos de ocupación.

Y el tercer pilar, el espacio de trabajo

que debe estar alineado a ese nuevo observador, que son las personas, tras un proceso de análisis de creencias e incorporación de otras nuevas, y el cambio de procesos y modelos de trabajo. El espacio debe dar respuestas, ser una herramienta facilitadora que contribuya con éxito a la mejora del clima, refuerce el sentimiento de pertenencia y ancle cultura y valores (como los anclajes de PNL) a la par de mejorar las funciones on y off: colaborar crear, concentrarse, relajarse, desconectar…

En el proceso de cambio de creencias para generar ese cambio de observador, trabajamos como coachers aplicando en el eje personas: el modelo OSAR.

Este modelo viene a decirnos que podemos quedarnos en un mero aprendizaje de primer nivel o realmente ser capaces de pasar a un aprendizaje transformacional. Desde plug&go cuando abordamos un cambio de sede y analizamos los objetivos estratégicos del cambio apostamos por trabajar con los equipos para no quedarnos con un primer nivel, sino irnos a un cambio de observador que nos permita disfrutar del nuevo espacio y diseñar primando personas, clima y bienestar, anclando a través del diseño y del modelo de ocupación, valores de empresa y orgullo de pertenencia.

Plug&go ha compartido entre los asistentes la experiencia de cinco empresas que han realizado cambio de observador y con las que han trabajado nuevas formas de trabajo pilotando desde las herramientas OSAR del coach.